A qué te invita cada estación del sexo y el amor

A que te invita cada estación del sexo y el amor
Primavera: recordar que siempre se renace, siempre hay una experiencia nueva, llena de vida y de éxtasis.
Verano: reconocer que no eres perfecto, tu pareja tampoco. Y el haber creado tantas expectativas fantásticas en la primavera, chocan con la realidad de la experiencia humana de ambos. Por cierto, se vive es en la experiencia, no en la expectativa.
Otoño: a reconocer la quietud y los cambios sutiles que se dan con, sin, o a pesar de estar atentos.
Invierno: a estar en intimidad contigo mismo, recordando que el otro también requiere ese espacio de intimidad, al aislamiento siendo asertivo, a un abrazo cálido sin más expectativas que el silencio.

Qué hacer si estamos en estaciones del sexo y amor diferentes:

Aquí algunas recomendaciones.
1. Generar la suficiente confianza e intimidad emocional para poder comprender que somos seres únicos y no un apéndice del otro. Por tanto, el respeto por tu proceso y el del otro es fundamental.
2. No manipular ni permitir manipulaciones en nombre del proceso que se está viviendo. Si requieres ayuda pídela, búscala, pero no te impongas sobre la otra persona.
3. Tu pareja no es tu terapeuta, no esperes que comprenda todos tus procesos, para ello se requiere tiempo y estudios especializados, por tanto, no busques orientación en el sitio equivocado, pudieras conseguir un consejo que no quieres o no necesitas, o un reproche de esos que incrementan el malestar.

4. Es muy probable que estén viviendo la misma estación, pero cada quien, a su manera, por tanto, mirarse con compasión, amor y respeto es clave para que en cada nueva etapa vuelva la primavera, si no vuelve, no puede remediarse. Agradecer y cerrar desde el amor también es válido.

¿Eres de los que se sale o lo dejan en la misma estación?
Si te sales en la primavera o te quedas colgado en ella porque te dejan justo cuando te estabas enamorando… el mensaje es claro, miedo al compromiso, a dar un paso más, o eliges a quienes no les gusta el compromiso, que para el efecto es lo mismo. La primavera se vive sin expectativas, solo es… disfrútala.
Si te sales en verano o te dejan cuando los ánimos se calientan, el miedo a mostrarse tal cual se es o, ver tal cual, al otro, es quien manda la orden de alejarse lo más rápido que puedas. Somos seres emocionales, cambiantes y evolutivos, mostrar los dientes es parte de ello, no irrespetas o te irrespetan si no están de acuerdo contigo y se irritan, pero, si en nombre de ello te agreden, si te irrespetan o irrespetas.
Si te sales en el otoño o te dejan cuando pensabas que todo ya es medio aburrido o predecible, es una clara señal que le dejaron la creatividad y la responsabilidad de la relación a la otra persona. La relación es de dos, no de uno sobre o para el otro. Es momento de hablar, no de huir.
Si te sales en el invierno o te dejan cuando todo parece muerto, es posible que sientas un alivio momentáneo, pero te pierdes el proceso de haberte conocido en profundidad e intimidad, con tus peores miedos, temores, defectos e incertidumbres. Es posible que reniegues del amor y creas que te estafaron, la verdad es que tienes esta estación para pensar qué es lo que en realidad quieres. Pero sobre todo recordar que siempre vuelve la primavera, así como también volverán otros inviernos. La clave está en los recursos de afrontamiento.

Y si te quedaste pegado. ¿Conoces las razones?

1. Padeces de falacia de cambio: esperas que desde afuera otra persona lo solucione.
2. Padeces de falacia de recompensa divina: esperas que el futuro, el tiempo o algún ser mágico, mítico o divino arregle lo que ninguno de ellos causo.
3. No quieres ver conscientemente tu asunto en la estación donde estas pegado, aun sabiendo que en pleno siglo XXI sobran las herramientas para afrontar los procesos y los cambios.
4. Terror al supuesto dolor que te dará si revisas el mensaje que te trae esa estación. A pesar que en este preciso momento te está doliendo estar pegado.
5. Te resignaste. Se puede decir que te moriste en ese punto, solo que aún no te dan acta de defunción.

Si llegaste hasta aquí te doy las gracias y admiro, esto de revisarnos no es tarea fácil, pero si, cada vez más apremiante. No tienes que estar de acuerdo con nada de lo expresado aquí, pero si algo te incomodó o resonó estoy para brindarte orientación en cada estación. Estamos a un clic o un mensaje de WhatsApp.

Autora: Patricia Fournillier 31-01-2021

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *