• ¿La inteligencia de algunas personas en particular, te despiertan deseo o excitación sexual?
  • ¿Sientes un interés particular por la inteligencia del otro?
  • ¿Qué ventajas supone para tu vida, ser parte de esta tendencia sexual tan particular?
  • Si la inteligencia es una preciada habilidad de nuestra especie, ¿Dónde está el riesgo?
  • ¿Cuándo ser sapiosexual supone un problema?

Ser notoriamente sobresaliente por la interesante manera de razonar, gozar de un amplio manejo de conocimientos en diversas áreas del saber, comprender la realidad y comunicarla, son sin duda, habilidades que despierta el interés, afinidad y admiración.

 

Pero, cuando esta admiración llega al punto de excitarte, e incluso fantasear con algún tipo de acercamiento o vínculo, se puede estar en presencia de una de las tendencias que, en esta Era, señalan nuevas formas de acercamiento erótico. La cual es conocida como Sapiosexual.

 

Y es que, ya no es la química del cuerpo, quien te toma desprevenido. En este caso, se trata de un interés particular por la inteligencia del otro. Sientes una inevitable atracción por ese rasgo distintivo y sobre saliente.

 

Lo cual supone algunas ventajas y posibles riesgos.

 

Dentro de las ventajas que sobresalen, una de ellas es, el especial valor que das a la facultad de razonar. Tienes en alta estima la inteligencia, la educación y la pasión por el saber. Evidentemente, las conversaciones triviales no son lo tuyo, pues, te encanta filosofar y puedes sentir que te pierdes en el tiempo cuando conectas con alguien que comparta tu nivel y habilidad para razonar.

 

Quien admiren tu inteligencia puede, rápidamente, hacerte entrar en confianza, y si a esto le sumas el clic inicial que logró en ti, gracias a su simpatía, comunicación fluida y a la altura de tu manera de ver la vida, es muy probable que consideres la posibilidad de compartir mucho más con esta persona, al punto de crear lazos afectivos y/o eróticos.  

 

Pero, si la inteligencia es una preciada habilidad de nuestra especie, ¿Dónde puede estar el riesgo? Bueno, admirar en extremo es uno de ellos. Quien es admirado puede creer que su manera de ver y vivir la relación es la más adecuada, y como en toda relación, en algún punto no estarán de acuerdo, se viene un gran desafío. Pues, ¿Cómo le refutas a ese ser tan brillante que, tú no compartes su punto de vista?

Comúnmente se inicia un conflicto de poder, el problema no se centra en quien realmente tiene la razón si no en ¿Quién es el más inteligente?

 

Es muy probable que incluso, vivas un mundo de manipulaciones porque, este ser súper dotado, comenzará a dirigir tu vida de una manera tan sutil que, no sospecharás nadahasta que ya estés en la fregada.

 

Recuerdo que, una vez, tuve un novio que era brillante, inclusive académicamente, se había graduado con honores y ese era su tema central de conversación para destacar en los grupos académicos. Es decir, sus resultados académicos daban fe de lo inteligente que él consideraba ser.  

 

Obviamente, como ya estaba en un mundo académico, donde la exigencia era alta, me dediqué al estudio en profundidad de ciertos temas que, coincidimos en compartir laboralmente. Y esto hizo que también, admirase a quienes compartían ese círculo laboral y social conmigo.

Fue muy rápido el enganche con este personaje.

 

Escucharle hablar, los razonamientos que hacía, y el enfoque que daba a diversas situaciones, me hicieron admirarle.  Adicional a esto, su sonrisa y simpatía me erotizaron, no pasó una semana desde que lo conocí cuando iniciamos algo parecido a una relación.

 

Pero, para hacerle el cuento corto, ya previamente tenía experiencia, bueno yo diría, un Doctorado en manipulación. Y esto me sirvió un mundo para reconocer que detrás de cada manipulador, ciertamente hay una mente brillante.

 

Este personaje primero alababa mi inteligencia, luego, como a los pocos días de estar saliendo, ya me estaba hablando de proyecto a futuro, pero… “un futuro inmediato”, es decir, matrimonio y demás.

 

Obviamente, no estábamos en la misma sintonía, no era lo que quería en ese momento de mi vida, y francamente no conocía nada de él, solo lo que él me decía, y como sospecharán, el sujeto era increíblemente virtuosos” (narcisista obviamente).

 

Cuando se lo comunique, me dio una brillante respuesta, con la que creyó que, no tendría más remedio que acceder a su petición. Casi textual cito:

“Entre tú y yo, uno de los dos sabe qué es lo que más nos conviene como pareja, y yo estoy más claro que tú, por obvias razones, soy el hombre, por tanto, soy más racional y puedo ver que con claridad nuestro futuro, como tú lo sabes muy bien, ustedes las mujeres son más emocionales, es por ello que puedo guiarte para que no cometas un error” El personaje. jejeje

 

(en criollo, me estaba perdiendo la última Pepsi-Cola del desierto)

En mis adentros me dije, “a migaja de pendejo” y en silencio  me reí un mundo, pero, manteniendo mi educación y fingiendo estupidez, solo le pude contestar.

 

“De verdad admiro que tengas la capacidad de ver donde, aun mi mente no llega. No estoy a la altura de tu visión, lo siento”. Yo…

 

Me despedí cálidamente, lo deje creyendo que era más inteligente que yo, luego, bloquee su número, y hasta el sol de hoy.

 

Cada día que recuerdo esto, asocio tal episodio de mi vida, con una frase que he leído en las redes 

“la ventaja de ser inteligente es que se puede fingir ser imbécil, mientras que al revés es imposible” 

Woody Allen

 

Por eso, me agradezco saber distinguir entre un piropo y una manipulación, y sobre todo agradezco saber leer entre líneas. Un poquito de brillantez, con una dosis de malicia pueden fregarse en más de un Sapiosexual.

 

Porque, eso que te enganchó de entrada, puede ser un arma de doble filo cuando la relación se asienta e inicia la bendita convivencia.

 

Entonces ser Sapiosexual no supone un problema, siempre y cuando no exista un juego de superioridad & inferioridad.

 

Cada ser humano es valioso, sea cual sea los rasgos que quiera desarrollar, es decir, intelectuales, físicos, artesanales, técnicos, científicos, y no por ello se debe sub estimar y menos manipular en nombre de la inteligencia, pues, gracias a las inteligencias múltiples, sabemos hoy día que, tenemos mucho para dar desde diversas esferas del ser, saber y hacer.

 

Mi recomendación, si te enamoraste de un Sapiosexual: cuida de los excesos al momento de edificarlo.

 

También no caigas en frases que parecen alabanzas, pero en el fondo, solo son usadas para conseguir algo de ti.

 

 

Pues una cosa es que, en pareja se compartan frases afirmativas y de empoderamiento, se brinden apoyo y servicio mutuo, y otra muy distinta es que, estas aparezcan, cuando quieran que te olvides de ti, dejes todo de lado, y salgas a resolverle sus emergencias, pues, recuerda, los manipuladores, como seres inteligentes que son, siempre buscarán quien les resuelva.

 

Si estas en una dinámica relacional donde vives algo de lo aquí narrado, déjame tu comentario y con gusto te haré un feedback, también puedes solicitar una consulta aquí.  

 

 

Autora: Patricia Fournillier. 26-09-2019 Venezuela